Mensaje del Obispo de Arecibo, Monseñor Daniel Fernández Torres, en el inicio del año académico 2017-2018 en las escuelas católicas de la Diócesis de Arecibo

“La sociedad de hoy necesita personas sólidas en sus principios que puedan construir un mundo mejor para todos y dar testimonio de lo que creen”(1)

En este nuevo año académico que comenzó en el mes de agosto, deseo que estas palabras del Papa Francisco se conviertan en la meta que guíe el proceso educativo.

En medio de una sociedad en la que cada día se pierden los valores y se pretende llamar “bueno” a lo que no lo es, se convierte en tarea urgente el cultivo de los principios, para poder dar testimonio alegre de nuestra fe. Pero la fe se cultiva con el amor y con el corazón.

¿Cómo puedo hacer sólida la fe? La tarea es del Espíritu Santo que nos ha sido dado en el bautismo, pero es imperativo que nos dispongamos, todos y cada uno de nosotros, a construir nuestras casas, nuestras vidas, sobre la roca que es Jesús.

Comencemos cada día abriendo nuestros corazones y poniendo el inicio de nuestras labores en las manos de Dios. Pidámosle que sea esa roca que cimente nuestras vidas y fortalezca nuestra fe. Abracemos la fe como lo que es: un regalo de Dios que recibimos en nuestro bautismo. Acojamos con alegría este regalo y dispongámonos a convertirlo en el centro de nuestras vidas.

Con mi bendición,

Daniel Fernández Torres
Obispo de Arecibo

(1) Mensaje del Papa Francisco a los Hermanos Maristas, con motivo del bicentenario de la fundación de la Congregación, 10 de abril de 2017.

No se admiten más comentarios